Lección de la Sociedad de Socorro #2: Un estandarte a las naciones y una luz al mundo

Esta lección ha sido generosamente traducida por Lindsay Wilde Unsworth

EnglishFrançais

"Ensign Peak" By Argyleist

“Ensign Peak”
By Argyleist

Yo empezaría esta lección de la Sociedad de socorro con esta cita del manual:

“Creo y testifico que la misión de esta Iglesia es ser un estandarte a las naciones y una luz al mundo. Se nos ha dado un mandato grandioso e integral que no podemos rehuir ni rechazar. Aceptamos ese mandato y estamos resueltos a cumplirlo, y, con la ayuda de Dios, lo cumpliremos”2.  

¿Qué es un estandarte? El diccionario lo define como “una bandera que se iza (como una nave) como símbolo de la nacionalidad. También puede tener un emblema distinta en su diseño.” ¿Por qué creen que usamos esta analogía de una bandera o estandarte en nuestra iglesia?

Del manual:

El 24 de julio de 1847 llegó a este valle [de Lago Salado] la primera compañía de nuestro pueblo. Un grupo de avanzada había llegado uno o dos días antes. Brigham Young llegó un sábado, y al día siguiente tuvieron las reuniones dominicales, por la mañana y por la tarde. .A la mañana siguiente se dividieron en grupos para explorar los alrededores. Brigham Young, Wilford Woodruff y unos pocos más salieron de su campamento… y escalaron un pico con forma de cúpula; el presidente Young lo hizo con dificultad por su reciente enfermedad.

Cuando se detuvieron en la cima contemplaron el valle hacia el sur. Era muy árido, con excepción de los sauces y los juncos que crecían a lo largo de los arroyos que desembocaban en el lago llevando el agua de las montañas. No había edificación alguna, pero el sábado anterior Brigham Young había dicho: “Este es el lugar”.

A esa cima la llamaron Ensign Peak [Pico Estandarte o Pendón], en referencia a las proféticas palabras de Isaías: “Y [refiriéndose a Dios] alzará estandarte a las naciones lejanas y les silbará desde el extremo de la tierra; y he aquí que vendrán pronto y velozmente” (Isaías 5:26).

“Y levantará estandarte a las naciones, y juntará a los desterrados de Israel y reunirá a los esparcidos de Judá de los cuatro confines de la tierra” (Isaías 11:12)…

Si alguien los hubiera escuchado en aquella mañana de julio de 1847, habría pensado que eran unos insensatos. No parecían estadistas llenos de hermosos sueños; no parecían gobernantes estudiando mapas y planeando un imperio, sino que eran exiliados que habían sido expulsados de su hermosa ciudad junto al [río] Misisipí y desterrados a esta región desierta del oeste; pero tenían una visión que provenía de las Escrituras y de las palabras de revelación.

Me asombra la visión de aquel pequeño grupo. Aquello fue audaz y valiente, algo prácticamente increíble. Allí se encontraban, a casi 1.600 kilómetros de distancia del poblado más cercano hacia el este y a otros 1.300 de las costas del Océano Pacífico. Estaban a merced de un clima desconocido; los suelos eran diferentes de la tierra negra fértil de Illinois y de Iowa, donde habían vivido antes. Ellos nunca habían plantado nada aquí; no conocían estos inviernos ni habían construido ninguna estructura. Esos profetas, vestidos con ropas desgastadas por el viaje, calzados con botas que llevaron puestas por más de mil millas, desde Nauvoo hasta este valle, hablaban de una visión milenaria, una visión profética del maravilloso destino de esta causa. Ese día, al bajar de la cima, se pusieron a trabajar a fin de convertir su sueño en realidad5.

Preguntas

¿Cómo piensan que Brigham Young y los demás se sintieron, mirando por el valle con la visión que tenían de lo que llegaría a ser? ¿Cómo te sientes en tu propia vida cuando puedes ver la gran visión de algo importante en que estás trabajando con Dios? ¿Qué hicieron esto pioneros tempranos después de pararse en la montaña con su gran visión? ¿Cuál es la relación entre tener una visión, poder ver el gran plan, y bajar de la montaña a trabajar en los detalles que nos impulsan a cumplir con la visión?

Del manual:

A veces, en nuestra época, al caminar por nuestras sendas estrechas y cumplir con nuestras pequeñas esferas de responsabilidad, perdemos de vista la visión de conjunto. Cuando yo era niño, los carros tirados por caballos eran muy comunes. Una parte importante del arnés era la brida, a cuyos lados se encontraban las anteojeras, colocadas de tal manera que los caballos solamente podían ver hacia delante y no hacia los lados. Estaban diseñadas para evitar que se asustaran o se distrajeran y para que mantuvieran su atención en el camino que tenían a sus pies.

A veces, nosotros cumplimos con nuestras obligaciones como si lleváramos anteojeras; solo vemos nuestra pequeña senda y nos perdemos completamente la visión más amplia. Es posible que la asignación que tengamos en la Iglesia sea pequeña, pero es bueno cumplirla con diligencia. También es bueno saber de qué manera contribuye al programa general del creciente Reino de Dios.

Mientras los pioneros limpiaban la maleza de estos valles del oeste [de Utah] para poner los cimientos de una comunidad autónoma, mientras desempeñaban las muchas tareas cotidianas necesarias para subsistir y progresar, nuestros antecesores [pioneros] tuvieron siempre en mente la magnitud de la gran causa en la que se habían embarcado. Es una obra que debemos llevar a cabo con la misma visión que tuvieron ellos; es una obra que seguirá adelante después de que salgamos de este escenario. Que Dios nos ayude a dar lo mejor de nosotros como Sus siervos, llamados de acuerdo con Su voluntad divina para llevar adelante y edificar el reino con manos imperfectas, unidos para elaborar un diseño perfecto6.

Preguntas:

Al empezar un año nuevo, ¿cómo podemos amplificar la visión que tenemos de la obra que hacemos en nuestras vidas individuales? ¿Cómo puede ayudarnos eso ser un estandarte o una luz al mundo? Un estandarte normalmente lleva un símbolo o emblema para mostrar algo sobre la gente o el lugar que representa el estandarte. ¿Cuál es tu emblema que quieres que el mundo vea? Algunas ideas pueden incluir el amor, la caridad, la luz, el gozo, la simplicidad, la determinación, el perdón, la paz…Mientras he pensado sobre esta lección al principio del año, quiero que el emblema en mi bandera sea la Gracia. He experimentado la presencia de la Gracia de Dios tan abundantemente en mi vida, y quiero ser una presencia de Gracia para los demás. Quiero transformar cada encuentro social en ago bello y lleno de Gracia. Como maestra, puedes pedir a los miembros de la clase a que piensen en sus emblemas de este año.

Gordon B. Hinckley mencionó esta cita arriba que menciona el esfuerzo de los pioneros al crear a trabajar en su visión audaz y atrevido. ¿Cómo podemos ser audaces y atrevidas en nuestras propias visiones?

Del manual:

Esta es una época en que debemos ser fuertes, una época para avanzar sin vacilación, conociendo bien el significado, la amplitud y la importancia de nuestra misión. Es una época para hacer lo correcto sean cuales sean las consecuencias que puedan resultar…Es el período para extender los brazos con bondad y amor a quienes se encuentren en dificultades y anden errantes en la oscuridad y el dolor. Es una época para ser considerados y buenos, decentes y corteses hacia nuestros semejantes, en todas nuestras relaciones.

Para lograr sostener en alto esta Iglesia como un estandarte a las naciones y una luz al mundo, debemos adoptar en mayor medida el fulgor de la vida de Cristo en forma individual y en nuestras circunstancias personales. Al defender lo que es correcto, no debemos temer las consecuencias, no debemos tener miedo. Pablo le dijo a Timoteo:

“Porque no nos ha dado Dios espíritu de cobardía, sino de poder, de amor, y de dominio propio.

“Por tanto, no te avergüences del testimonio de nuestro Señor” (2 Timoteo 1:7–8)9.

Preguntas:

La audacia quiere decir que amamos cuando sea duro. Significa escoger el poder, el amor, y una mente firme en vez del temor. Significa que escogemos lo correcto aun cuando hay consecuencias duras. ¿Cuáles son algunos de sus pensamientos sobre estas citas arriba?

A veces la valentía y la audacia se pueden confundir con la arrogancia. ¿Cómo podemos distinguir?

Del manual:

Regocijémonos en esta era maravillosa de la obra del Señor. No seamos orgullosos ni arrogantes; seamos humildes y agradecidos. Y que, cada uno de nosotros, tome la resolución de contribuir a acrecentar el brillo de esta obra magnífica del Todopoderoso, para que resplandezca por toda la tierra como un faro de fortaleza y bondad al que todo el mundo dirija su mirada13.

Comentarios

A veces la idea de ser la luz del mundo nos hace pensar que el mundo está oscuro. A veces la idea de tener una visión y izar un estandarte nos deja con una mentalidad de nosotros versus ellos. Las banderas se utilizan mucho para representar una división entre gentes y tierras. Usando nuestro estandarte en una manera devisiva sólo traerá más temor y menos amor.

Como dijo la Presidenta Aileen H. Clyde, “Es posible estar tornados por el miedo a buscar protección de los demás en vez de cumplir con nuestra promesa de ser una luz y una protección para los demás.” La Liahona, mayo, 1995.

¿Cómo podemos hacer diferente nuestro estandarte? Cada quien tiene algo único a contribuir al mundo. Cuando escogemos el amor, el poder, y la luz que mencionó Presidente Hinckley, nuestro estandarte será menos un pronunciamiento audaz de cómo somos diferentes de los demás, y más una manera de compartir nuestros dones y nosotros mismos al mundo. Será una manera de compartir con otras personas de que somos la luz y el amor de Cristo, y que somos un lugar seguro. Nuestra luz añadirá al brillo que hay en el mundo. Nuestro estandarte unirá en vez de dividir.

La Presidenta Bonnie L. Oscarson dijo:

“Si hay barreras, es porque nosotros mismos se las hemos creados. Debemos dejar de concentrar en nuestras diferencias y buscar lo que tenemos en común; entonces podemos darnos cuenta de nuestra potencia más grande y lograr el mejor bien en el mundo. La Hermana Marjorie P. Hinckley dijo una vez, ‘O, como nos necesitamos. Las que somos viejas necesitamos ustedes que son jóvenes, y con esperanza, ustedes que son jóvenes necesitan algunas de nosotras que somos viejas. Es un hecho sociológico que las mujeres necesitan mujeres. Necesitamos profundas y satisfactorias y fieles amistadas las unas con las otras.’ La hermana Hinckley tuvo razón; ¡o, como nos necesitamos!” –Sisterhood: Oh, How We Need Each Other; April 2014 Ensign; Bonnie L. Oscarson

Patricia T. Holland dijo:

“Obviamente el Señor nos ha creado con personalidades distintas, tan como grados diferentes de energía, interés, salud, talento y oportunidad. Mientras somos comprometidas a la rectitud y al vivir una vida de devoción fiel, debemos celebrar esos diferencias divinas, entendiendo que son un don de Dios. No debemos sentir tan miedosas e inseguras; no necesitamos encontrar réplicas exactas de nosotras mismas para sentir validadas como mujeres de valor. Hay muchas cosas por las cuales podemos ser divididas, pero una cosa es necesaria para nuestra unidad–la empatía y la compasión del vivo Hijo de Dios.” –One Thing Needful: Becoming a Woman of Greater Faith in Christ;” October 1987; Patricia T. Holland

Al acoger la empatía y la compasión de Cristo como dice la hermana Holland, podremos izar un estandarte de luz, unidad y amor. Cuando creamos visiones grandes con valentía y con la ayuda de Dios, y trabajar en los deberes diarios que nos conducen a cumplir con nuestras visiones. Eso sería una buena oportunidad de preguntar si las hermanas tienen algo más que quieran compartir sobre las visiones que tienen y el trabajo que hacen para cumplir con sus visiones y mandar sus luces al mundo.

Jenny

Jenny graduated from BYU with a bachelor degree in humanities. she teaches yoga classes and spends her time hanging out with her four kids, reading, writing, and running.

You may also like...

1 Response

Leave a Reply