November Young Women Lesson: Why Does The Lord Want Me To Be Healthy?

15605569634_b518baa163_z

Traducción española/Click for Spanish Translation
Sometimes I think young women lessons like this one tend to focus mostly on harmful substances that should be avoided, and the need to be obedient to health laws.  I don’t think that is a healthy approach in teaching young women about taking care of their bodies.  Fear and shame are not good motivators.  Teaching obedience is not a great way to help someone to learn that they are in control of their body.

With that in mind I would begin this lesson by asking the girls to think about their bodies and all the systems of their bodies that work to protect them, to help them move, think, feel, express themselves.  Have a really great discussion.  Ask them what they know about the cardiovascular system and how it transports nutrients to every cell and tissue of their body.  Talk about their bones which are full of living, growing cells and tissues that expand in density when they eat nutritiously and exercise.  Talk about their muscles which also expand with healthy tissue when they eat protein and exercise.  Talk about their nervous system which interacts with all the other tissues and organs of their bodies through chemical reactions that occur because of the nutrients from foods they eat.

Talk about the other systems of their bodies, the urinary, digestive, lymphatic, and reproductive systems that help them to feel pleasure, break food down into nutrients, and remove waste products and toxins that are harmful to them.  Talk about the endocrine system and how our hormones are affected by and interact with the things we take into our bodies, as well as the physical activity of our bodies.  Go as deep as you and the young women are able to go into the body and how it functions and how those functions are affected by food and exercise.

Then ask them to consider this scripture:

“Cease to be idle; cease to be unclean; cease to find fault one with another; cease to sleep longer than is needful; retire to thy bed early, that ye may not be weary; arise early, that your bodies and your minds may be invigorated.”  D&C 88:124

How do positive interaction with other people (ie. not finding fault) affect the health of our bodies?  What systems of our bodies are affected by positive or negative interactions with other people?  (nervous system which takes in sensory input, other systems affected by the motor output of the nervous system).

How does the amount of sleep we get affect the health of our bodies?

Now consider these thoughts from the Word of Wisdom:

10 And again, verily I say unto you, all wholesome herbs God hath ordained for the constitution, nature, and use of man (and woman)—

11 Every herb in the season thereof, and every fruit in the season thereof; all these to be used with prudence and thanksgiving.

12 Yea, flesh also of beasts and of the fowls of the air, I the Lord, have ordained for the use of man(and woman) with thanksgiving; nevertheless they are to be used sparingly;

13 And it is pleasing unto me that they should not be used, only in times of winter, or of cold, or famine.

14 All grain is ordained for the use of man (and woman) and of beasts, to be the staff of life, not only for man (and woman) but for the beasts of the field, and the fowls of heaven, and all wild animals that run or creep on the earth.  D&C 89: 10-14; gender inclusive language added.

How do grains, herbs, fruits and vegetables, and small portions of meat affect the health of our bodies?  Why are these things healthy for us?  You could begin a discussion about our bodies being natural material made out of things from the earth like grains and fruits and vegetable.  Our bodies are able to break down natural foods into chemical components that give us energy and help our tissues and cells to function.

Why do you think the scripture mentions being thankful for the food we eat?  How does our attitude about eating affect our bodies?  This would be a good opportunity to talk about moderation in our eating, and not eating to fill emotional emptiness.  Beverly Hyatt Neville brought up some great ideas on this in Ensign article:

“In societies where excesses are the norm, we need to apply wise judgment and moderation.  Moderation means restraint within reasonable limits and refraining from excess (see D&C 59:20).  We can exercise moderation when deciding how much and how often we need to eat and by resisting media messages that encourage unwise eating habits that can bring unwanted health risks.

Another way to show moderation is to avoid trying to fill emotional emptiness with food.  Sometimes we turn to food when we are lonely, grieving, or bored.  Unfortunately, the food doesn’t meet the emotional need.  It is a substitute for a true solution.  A better approach is to fill our emotional hunger through service to others.

Moderation doesn’t mean never enjoying dessert; nor does it mean we must eliminate even occasional treats.  It simply means we should use good judgment.”  Nourishing Our Bodies and Our Spirits, February 2014 Ensign;  Beverly Hyatt Neville, Dietician and Health Educator

Ask the young women to consider something from Sister Neville’s suggestions that they could take with them as they practice healthy choices for their bodies.  Consider sharing your own experience in your relationship with food, maybe a personal struggle you have and things that help you.

More from the Word of Wisdom:

18 And all saints who remember to keep and do these sayings, walking in obedience to the commandments, shall receive health in their navel and marrow in their bones;

19 And shall find wisdom and great treasures of knowledge, even hidden treasures;

20 And shall run and not be weary and shall walk and not faint.  D&C 89:18-20

What are the benefits of eating healthy and taking care of our bodies?  Ask the young women how they feel when they are making healthy choices for their bodies?  Our bodies were created to do, feel, and experience great things.  They are designed to take the good food we feed them and to use the nutrients to move, think, and feel.  Body awareness is a big key to improving our ability to take care of our bodies.  I think journaling is a great way to think deeper about things and increase awareness.  You might give the Young Women some time to write down their feelings about their bodies.  Tell them to be completely honest with themselves, without judgment, just so that they can be aware of how they are feeling.  They could also write down ways that they can take care of their bodies and feel good in their bodies.

spanish-iconLección de las Mujeres Jóvenes para noviembre – Traducción por Denisse Gómez
Yo empezaría esta lección de las Mujeres Jóvenes cuestionando con la pregunta central: ¿por qué es importante adquirir educación y desarrollar habilidades? Al comienzo de la discusión, las respuestas tal vez sean los beneficios generales de desarrollar habilidades y educación. Otras preguntas para ayudar a las mujeres jóvenes a empezar a pensar en el propósito de la educación podrían ser: ¿cómo la educación nos ayuda?, ¿qué cosas nos pueden provocar curiosidad y estudiar para aprender más de ellas?
D&C 88:78–80 nos da algunas respuestas a estas preguntas:
78 Enseñaos diligentemente, y mi gracia os acompañará, para que seáis más perfectamente instruidos en teoría, en principio, en doctrina, en la ley del evangelio, en todas las cosas que pertenecen al reino de Dios, que os conviene comprender;
79 de cosas tanto en el cielo como en la tierra, y debajo de la tierra; cosas que han sido, que son y que pronto han de acontecer; cosas que existen en el país, cosas que existen en el extranjero; las guerras y perplejidades de las naciones, y los juicios que se ciernen sobre el país; y también el conocimiento de los países y de los reinos,
80 a fin de que estéis preparados en todas las cosas, cuando de nuevo os envíe a magnificar el llamamiento al cual os he nombrado y la misión con la que os he comisionado.
Esta escritura sugiere que debemos ser curiosos acerca del conocimiento que existe en el mundo y acerca de todo el conocimiento que no tenemos aún. ¿Cuáles son algunas de las áreas de estudio a las que se refiere esta escritura? (teoría, religión, filosofía, diferentes tipos de ciencias, estudios extranjeros, historia, humanidades), ¿de qué misión o llamado la escritura está hablando?, ¿todos tenemos la misma misión en la vida o nuestra misión personal nos va guiando?, ¿de qué manera un profundo estudio en todas estas materias nos ayuda en satisfacer nuestras misiones individuales?, ¿cómo podemos saber qué estudios y habilidades desarrollar y cuáles son nuestros llamados personales?
DyC 88:118 dice: “buscad palabras de sabiduría de los mejores libros; buscad conocimiento, tanto por el estudio como por la fe”.
¿Cómo la fe nos ayuda a desarrollar nuestra propia visión de qué queremos ser y hacer en el mundo, y en determinar el curso de los estudios o habilidades que necesitamos para alcanzarla?
Mary N. Cook, primera consejera en la Presidencia de las Mujeres Jóvenes, describió su experiencia usando de igual manera la fe y el estudio para alcanzar sus propósitos en la vida, especialmente cuando no era fácil ver un con claridad un camino:
Cuando era jovencita, me prestaron esquís que eran demasiado largos, botas que eran demasiado grandes, ¡y una amiga me enseñó a esquiar! Fuimos un hermoso día de primavera lleno de sol, nieve perfecta y un cielo azul sin nubes. La ansiedad que sentía ante las empinadas cuestas se disipó ante el placer de aprender. Y aun cuando me caí varias veces con esos esquís tan largos, me levanté y seguí intentando. ¡Llegué a amar ese deporte!
Sin embargo, al poco tiempo me di cuenta de que no todos los días para esquiar ni las condiciones meteorológicas eran igual de ideales. En los días nublados, esquiábamos en una condición que se llama “luz plana”. La luz plana se produce cuando las nubes difuminan la luz del sol. Al mirar hacia adelante a la blanca nieve, la percepción de la profundidad se pierde, y es difícil juzgar cuán empinada está la pendiente o ver los montículos de la cuesta.
Jovencitas, quizá ustedes vean hacia el futuro como yo vi esa cuesta empinada para esquiar. Es posible que a veces sientan que están viviendo con luz plana, sin poder ver lo que hay por delante. El aprender por la fe les dará confianza y les ayudará a navegar por los momentos de incertidumbre.
Más adelante continúa:
Testifico por experiencia personal que si buscan conocimiento no sólo por el estudio sino también por la fe, serán guiadas en lo que “el Señor… precisará que hagan y en lo que necesiten saber”
Recibí mi bendición patriarcal cuando era mujer joven y se me aconsejó prepararme con una buena educación académica y aprender temprano en la vida las virtudes necesarias para las labores del hogar y para criar a una familia. Tenía un gran deseo de tener la bendición de una familia; sin embargo, dicha bendición no se cumplió sino hasta que tuve 37 años, cuando finalmente me casé. Mi esposo era viudo, así que el día que nos sellamos en el templo repentinamente fui bendecida no sólo con un esposo sino con una familia de cuatro hijos.
Mucho antes, hubo muchos días en los que sentía como que estaba esquiando con luz plana, y me hacía la pregunta: “¿Qué me depara el futuro?”. Procuré seguir las admoniciones de mi bendición patriarcal. Estudié diligentemente para llegar a ser maestra y seguí estudiando para llegar a ser directora de una escuela primaria. Oré a mi Padre Celestial y busqué la guía del Espíritu Santo. Me aferré fervientemente a la promesa de los profetas que me aseguraban que si me “mantenía fiel, guardaba [mis] convenios, servía a Dios y amaba a [mi] Padre en los Cielos y al Señor Jesucristo, no se [me] negarían ninguna de las bendiciones eternas que nuestro Padre Celestial tiene reservadas para Sus hijos fieles”.
Sé que mi educación académica me preparó para una vida que no ha sido nada parecida a la que imaginé cuando era una jovencita. Yo pensaba que estaba estudiando la docencia para ser maestra y para enseñar a mis futuros hijos, pero no sabía que el Señor también me estaba preparando para enseñar inglés en Mongolia durante la misión que mi esposo y yo servimos, para enseñar a las jovencitas de la Iglesia por todo el mundo y para enseñar a mis nietos el valor del conocimiento, todas ellas bendiciones maravillosas que nunca hubiera imaginado.
Testifico que nuestro Padre Celestial las conoce y las ama. Ha depositado una gran confianza en ustedes y tiene una obra que sólo ustedes pueden realizar. Quisiera asegurarles que serán preparadas para esa gran obra si buscan conocimiento tanto por el estudio como por la fe. Testifico de ello en el nombre de Jesucristo. Amén. –Mary N. Cook, Busquen conocimiento: tienen una obra que realizar, Conferencia General de abril de 2012
Por miles y miles de años, las mujeres han sido excluidas de la educación. La primera universidad de mujeres en Estados Unidos no abrió hasta 200 años después de la primera universidad para hombres. Para las mujeres ir a la universidad no se convirtió en algo común hasta 1980. En muchas partes del mundo, las niñas aún están excluidas de recibir educación. Después de leer a la hermana Cook decir que Dios tiene “una obra que sólo ustedes pueden realizar”, ¿por qué crees que es especialmente importante para ti como una jovencita adquirir educación?
Cuando las mujeres se educan y tienen habilidades para compartir con el mundo, el progreso ocurre en cada aspecto de la sociedad. Un increíble libro que documenta este progreso es “Half The Sky” de Sheryl WuDunn y Nicholas D. Kristof: “No es casualidad que los países que han disfrutado de un despegue económico han sido aquellos que han educado a sus chicas y luego les han dado la autonomía de moverse a las ciudades para encontrar trabajo”.
¿Qué mujeres conoces que hayan valorado la educación y hecho una diferencia en sus vidas y en la sociedad por esta? Una de mis favoritas es Malala Yousafzai, a quien el Movimiento Talibanés disparó por ir a la escuela. Ella dijo, “Tomemos nuestros libros y nuestros lápices. Son nuestras armas más poderosas”.
¿Cómo la educación nos hace poderosas para combatir la maldad en el mundo? DyC 93:36 dice, “La gloria de Dios es la inteligencia, o en otras palabras, luz y verdad”. Cuando obtenemos más inteligencia, somos abastecidas con luz y verdad. Cuando la luz y la verdad abundan, la obscuridad desaparece.
Nuestra actual primera dama, Michelle Obama, es otra mujer educada quien está haciendo cosas buenas a partir de su educación, de igual manera, está trabajando para que todas las chicas tengan educación. Ella dijo, “Cuando las niñas son educadas, sus países se vuelven más fuertes y más prósperos”. Una magnífica fuente sobre educación para niñas es este video de 12 minutos de Michelle Obama hablando en 2009: https://www.ted.com/talks/michelle_obama?language=en (está subtitulado). Podrías considerar reproducirlo todo o solo una parte en clase. Yo recomiendo la segunda parte de él.
En conclusión, puedes pedir de nuevo a las mujeres jóvenes pensar detenidamente en sus deseos personales y perspectivas, más allá de los beneficios generales, y volverles a preguntar: ¿por qué es importante para ti adquirir educación y desarrollar habilidades?, ¿cuál es tu propósito por cumplir en el mundo y qué habilidades y educación necesitas para cumplirlo?

Jenny

Jenny graduated from BYU with a bachelor degree in humanities. she teaches yoga classes and spends her time hanging out with her four kids, reading, writing, and running.

You may also like...

2 Responses

  1. Lisa says:

    Healt body has a sound mind 🙂 Running is the curatorial part of health. There Veterinary Staff are the lot of benefits of morning running. Al the day we can remain fit and healthy.

  1. October 20, 2016

    […] November Young Women Lesson: Why Does The Lord Want Me To Be Healthy? – Lección de las Mujeres Jóvenes para noviembre – Traducción por Denisse … Una magnífica … […]

Leave a Reply